Aquellos que deseen elegir prestaciones de seguridad adicionales deberían echar una mirada a las cámaras retrovisoras o el sistema de asistencia para estacionar en reversa. Puede resultar difícil ver detrás de los vehículos grandes que hay en la actualidad, así que estos dispositivos pueden evitar que al retroceder aplastes las bicicletas de los niños, el perro o, Dios nos libre, a un niño que esté jugando en el camino de entrada. Las cámaras retrovisoras se montan normalmente en el parachoques trasero o en la puerta del maletero. Los sistemas de asistencia para estacionar en reversa, también conocidos como detección de obstáculos traseros, usan sensores de radar en el parachoques trasero para detectar qué tan cerca del vehículo están los objetos y advertir al conductor con una señal sonora que aumenta en frecuencia e intensidad a medida que el vehículo se acerca al objeto.

Costo: la mayoría de los vehículos todo terreno, mixtos y minivanes (y algunos automóviles) ofrecen estos sistemas. Las cámaras retrovisoras habitualmente forman parte de paquetes con otros artículos, como sistemas de navegación, equipo de sonido mejorado y enlaces Bluetooth para teléfonos celulares. Puedes esperar pagar al menos $2,000 como parte de un paquete de opciones o alrededor de $500 o $600 como opción independiente. La asistencia para estacionar en reversa es más barata: entre $250 y $300.