Ya alejada de sus humildes orígenes como modelo compartido con la difunta marca Mercury de la Ford, la minivan Nissan Quest es hoy la iconoclasta de las minivans del mercado americano. No se parece a ninguna otra lo que ayuda al comprador a olvidar o al menos a mitigar el estigma de auto aburrido que ensombrece la adquisición de este tipo de vehículo.

La gama de la oferta de la Nissan Quest es lo suficientemente amplia para cubrir todos los presupuestos. Son cuatro los sabores en el menú de la Quest, los cuales en orden de precio son S, SL, SV y LE. La más básica Quest S acomoda 7 pasajeros en sus tres filas de asientos, donde la fila media es removible y viene con toca CDs con capacidad para 6 CD, llave inteligente y 6 bolsas de aire. A medida que subimos la escalera de opciones nos encontramos con opciones tan variadas como conectividad Bluetooth, portones laterales motorizados, asientos forrados en cuero y el indispensable toca DVDs con una pantalla de 11 pulgadas para domar a las fieras de atrás.

La Nissan Quest, en todas sus versiones, está equipada por el competente V6 de Nissan, con 3.5 litros de desplazamiento y en esta ocasión con 260 caballos de fuerza y una TCV controlada electrónicamente. Los precios para la Nissan Quest comienzan en $27,750.