© Bruce Whitaker // 8. Reemplazo del convertidor catalítico

Ampliar imagen

© Bruce Whitaker

Los convertidores catalíticos, que reducen la toxicidad de los gases de escape, son importantes para cuando te hacen una prueba de emisión de gases o si te importa el impacto que produce tu automóvil en el medio ambiente. La mayoría están fabricados para que duren entre 15 y 20 años y, antes de que se rompan, se pueden observar muchas señales de advertencia. Dos de los culpables son el mal funcionamiento de los sensores de oxígeno y las fallas de encendido, que se producen cuando el combustible se quema al pasar por el motor.

Cuando un convertidor catalítico se rompe, hay que desembolsar mucho dinero: las reparaciones pueden costar hasta $2,692. Lo caro son las piezas, no la mano de obra. "Contienen platino, paladio y rodio, tres de los metales más preciosos", explica Jacobsen.