© General Motors // Transmisión automática (producción en masa)

Ampliar imagen

© General Motors

Cuando el período de Charles Kettering al frente de GM estaba llegando a su fin, la división de investigación de la empresa estaba por desarrollar otra tecnología revolucionaria: Hydra-Matic Drive, la primera transmisión automática que llegó a la línea de producción. Otras fábricas habían hecho pruebas con mecanismos sin cambios manuales, pero GM fue pionera con este sistema de 4 velocidades que utilizaba acoplamiento y control hidráulicos para proporcionar cambios de marcha relativamente suaves. Hydra-Matic se podía adquirir como opción adicional en los Oldsmobile de 1940, por lo que esos modelos fueron los primeros automóviles sin pedal de embrague.

General Motors en realidad perdió dinero con la primera generación de transmisiones Hydra-Matic; la opción costaba unos $880 a valores de hoy, menos que el costo de fabricación. Pero para 1948, alrededor del 95% de los compradores de Cadillac elegían la versión con transmisión automática, así que el resto de la industria se vio obligada a incorporarla.