Rinspeed sQuba // © Rinspeed Inc.

El Rinspeed sQuba, por ejemplo, está basado en un Lotus Elise con cinco motores eléctricos, dos hélices y un par de motores a reacción que le permiten sumergirse y navegar bajo el agua, tal como lo hacía el Lotus Esprit que James Bond utilizó en "La espía que me amó". Mientras que la construcción del -- único en su género -- sQuba puede costar $ 1,5 millones, otros asombrosos autos anfibios cuestan mucho menos y hacen parecer a los viejos y pintorescos Amphicar y SchwimmWagen juguetes de bañera. Te mostramos aquí una selección de ocho de los más atractivos autos de agua.