En estos días, la calidad se ha vuelto una cuestión ineludible. Una reciente precipitación de productos retirados del mercado y el escándalo con Toyota por su falla para reconocer problemas con aceleradores y frenos defectuosos en varios modelos golpeó la confianza pública en la capacidad de la industria automotriz para construir transportes de calidad. En su defensa, hay que reconocer que los fabricantes están construyendo los mejores productos en toda su historia. De cualquier forma, aún surgen problemas que nos hacen recordar tiempos en los que la fabricación no era tan buena, una época en la que los motores explotaban, el óxido era una plaga y los autos simplemente se partían al medio. Para celebrar lo mejor de lo peor, recopilamos una lista de los más feos, peor diseñados, horriblemente construidos y, en algunos casos, los más peligrosos autos de los últimos 50 años. Un camino plagado de chatarra.

©