Concesionario GM(General Motors)

Parece mentira que hasta hace apenas tres años y medio el futuro de la industria automotriz norteamericana era incierto, por decir lo menos. General Motors y Chrysler apenas sobrevivían y Ford había hipotecado hasta su famoso óvalo azul a fin de asegurar los fondos suficientes para continuar con sus operaciones. La situación de los fabricantes foráneos no era mejor, Toyota, Honda, Mazda y Nissan perdían copiosas ventas en un mercado severamente contraído por la falta de confianza de un público que vio sus ahorros mermados y su situación económica deteriorada por la terrible crisis financiera que atravesaba la economía norteamericana.

Hoy en día la situación es muy distinta. Las ventas han mejorado notoriamente para todos los fabricantes al haber el público dejado a un lado sus temores, reactivando la actividad de la industria automotriz a un nivel saludable que se espera que siga mejorando durante los próximos tres años. Sin embargo el importante mercado secundario de autos usados sigue deprimido, no por falta de interés de los compradores, sino por falta de abastecimiento para este mercado.

El mercado de autos usados se nutre principalmente del retorno a las concesionarias de los automóviles vendidos bajo la modalidad de la arrendo-venta o lease, en la que los compradores simplemente pagan por plazos la depreciación del automóvil por un plazo de tiempo y por una cantidad de millas convenidos previamente con la concesionaria. Esta modalidad permite que una gran mayoría de compradores pueda tener acceso a un automóvil y a otros poder manejar automóviles de un nivel al cual no podrían tener acceso en caso de tener que adquirir la propiedad del vehículo. Manejar un Mercedes-Benz C250 en vez de un Toyota Camry es un propuesta muy tentadora, así sea por un par de años.

Ford(Ford Motor Company)

El mercado de autos usados en este momento se encuentra contraído como efecto de la escasez de inventario que causó la crisis del 2008, situación que ha tenido como consecuencia una inusual subida de precios de los vehículos de segunda mano, lo cual ha aumentado el atractivo de la opción de adquirir un auto nuevo para aquellos compradores que tradicionalmente hubiesen comprado un auto usado. Por supuesto que el lease va a ser la opción más atractiva.